ABDOMINOPLASTIA

LIFTING MUSCULOS

Abdominoplastia

Abdominoplastia

La abdominoplastia es un procedimiento quirúrgico cuya finalidad es extirpar del exceso de piel y grasa de la parte media y baja del abdomen y reforzar la musculatura de la pared abdominal. Este procedimiento puede reducir drásticamente el aspecto abombado del abdomen (coloquialmente conocido como “tripa”). A cambio, deja una cicatriz permanente que, dependiendo de la extensión del problema original y de la cirugía requerida para corregirlo, puede ser más o menos larga.

Esta situación de exceso de piel y relajación de la pared abdominal se suele dar en pacientes que han tenido aumento de peso y pérdida posterior o en mujeres que han tenido varios embarazos.

La intervención se realiza bajo anestesia general, practicándose una incisión por encima del vello pubiano que se prolonga hacia las caderas. Se libera la piel del abdomen y, si es preciso, se refuerzan con suturas los músculos abdominales. Se tracciona hacia abajo la piel sobrante y se extirpa.

Después de la operación el paciente llevará una faja abdominal durante aproximadamente 12 semanas (6 semanas día y noche y 6 semanas más durante el día).

Una rara complicación que cabe mencionar es la pérdida de vitalidad (necrosis) de la piel situada por encima del pubis que puede requerir un tratamiento postoperatorio más prolongado. Igualmente pueden aparecer seromas y/o hematomas que requieran evacuación.

CANDIDATOS

Los candidatos ideales para someterse a una abdominoplastia son aquellas mujeres u hombres que tienen una silueta relativamente buena pero que están preocupados por la acumulación de grasa o por el exceso de piel en el abdomen y que no mejora a pesar de la dieta o el ejercicio físico. Esta cirugía es especialmente útil en mujeres que han tenido varios embarazos, tras los cuales la piel y músculos abdominales se han relajado y no han recuperado su tono inicial. También puede mejorar la pérdida de elasticidad de la piel en gente mayor, situación frecuentemente asociada a una obesidad moderada.

Aquellos pacientes que deban perder mucho peso, deben posponer la cirugía, al igual que las pacientes que pretendan tener futuros embarazos, ya que durante la cirugía se tensan los músculos verticales del abdomen y pueden volver a relajarse en el transcurso de éste. Si existen cicatrices previas en el abdomen, esta cirugía puede estar contraindicada o las cicatrices pueden cambiar de posición. En otros casos, esta cirugía consigue eliminarlas.

PLANIFICACIÓN



En la consulta inicial, el cirujano plástico evaluará su estado de salud, determinará la extensión de la acumulación de grasa en la región del abdomen y el tono de la piel. No olvide mencionar si es fumador, está tomando alguna medicación o vitaminas. Debe exponer sus expectativas de manera sincera y franca, para que el cirujano plástico le muestre las alternativas disponibles para su problema, con los riesgos y limitaciones de cada una de ellas. Si por ejemplo usted sólo tiene acumulación de grasa en la zona debajo del ombligo, puede ser suficiente la realización de un procedimiento menos complejo denominado mini-abdominoplastia, que precisa una estancia menor en la clínica y se realiza en menos tiempo. En otros casos, ya se vaya a realizar una abdominoplastia completa o una mini-abdominoplastia, puede asociarse una liposucción de las caderas que mejore la silueta corporal de manera más armónica. Algunos casos, incluso, pueden resolverse únicamente realizando liposucción del abdomen. En cualquier caso el cirujano plástico junto a usted, determinará cuál es el procedimiento óptimo que le proporcione una silueta corporal más adecuada. Durante la consulta, el cirujano plástico también le explicará cuál es el tipo de anestesia que empleará, la necesidad o no de ingresar en la clínica donde se realice la cirugía y los costes de la intervención. La abdominoplastia, excepto en casos invalidantes, no esta incluido en las prestaciones de la Seguridad Social.

CIRUGÍA

Se emplea la anestesia general en quirófano, durante la cual estará dormido hasta que finalice la cirugía. En algunos casos, sobre todo en la mini-abdominoplastia y en la liposucción abdominal se puede emplear anestesia local más sedación, de manera que durante la cirugía usted estará despierto pero relajado, y la región del abdomen queda insensible al dolor (en ocasiones puede sentirse alguna molestia).

Una abdominoplastia completa suele durar entre 2 y 4 horas, dependiendo de la cantidad de corrección necesaria. Una mini-abdominoplastia suele durar entre 1 y 2 horas. La abdominoplastia se realiza a través de una incisión larga de una cadera a la otra, justo encima del pubis. Se realiza una segunda incisión alrededor del ombligo, para poder separarlo de los tejidos de alrededor.

En la mini-abdominoplastia se emplea una incisión mucho más pequeña, también encima del pubis, no siendo necesaria la incisión alrededor del ombligo , que en algunos casos puede ser descendido al estirar la piel.

 A continuación, se separa la piel de la pared abdominal hasta alcanzar las costillas, exponiendo la fascia de los músculos abdominales. Esta fascia de los músculos rectos del abdomen se tensa y une en la línea media, proporcionando así una pared abdominal firme y una cintura más estrecha. La piel separada es estirada en dirección al pubis y la piel sobrante extirpa. El ombligo se coloca en su nueva posición. Finalmente se realizan las suturas y se coloca un vendaje y un tubo de drenaje temporal para eliminar el exceso de fluidos que pueda acumularse en la zona intervenida. En la mini-abdominoplastia, la piel se separa solo entre la incisión y el ombligo, se extirpa la piel sobrante y se realizan las suturas.

POSTOPERATORIO

Durante los primeros días el abdomen suele estar algo inflamado y pueden notarse algunas molestias o dolor que se controla con medicación. Dependiendo de la extensión de la cirugía, se podrá marchar a casa al cabo de unas horas o permanecerá 1 ó 2 días en la clínica. Su cirujano plástico le dará instrucciones para ducharse y cambiarse los vendajes. A pesar de que al principio no deba estirarse del todo, deberá comenzar a caminar tan pronto como sea posible. Los puntos de la piel externos en la zona del ombligo serán retirados entre los 10 y 14 días; los puntos internos, cuyos extremos salen por los extremos de la incisión, en 2 ó 3 semanas. El vendaje se sustituirá por una faja abdominal.

Puede llevar de unas semanas a unos pocos meses el volver a sentirse como antes. Si su estado físico previo a la cirugía es bueno, incluyendo una musculatura abdominal fuerte, la recuperación después de la abdominoplastia será más rápida. Algunas personas vuelven a su trabajo en unas 2 semanas, mientras que otras precisan 3 ó 4 semanas de reposo y recuperación.

El ejercicio físico moderado ayuda a recuperarse antes. Incluso la gente que no practica deporte antes de la cirugía debe realizar un programa de ejercicios para reducir la inflamación, disminuir la posibilidad de formación de trombos venosos y tonificar los músculos. No obstante, los ejercicios fuertes deben evitarse hasta que uno se sienta cómodo ( 6 semanas). Las cicatrices pueden den dar el aspecto de empeorar durante los primeros 3 a 6 meses mientras están en periodo de curación; esto es normal. Hay que esperar entre 9 meses y 1 año para que la cicatriz se aplane y aclare. A pesar de que las cicatrices no desaparecerán nunca, estas no serán visibles, incluso cuando se lleve bikini o bañador.

RIESGOS



Todos los años se realizan cientos de abdominoplastias con éxito. Sin embargo, siempre que se realiza una cirugía existen riegos, al igual que complicaciones relacionadas con este procedimiento en concreto. Las complicaciones tras la cirugía, como la infección o los trombos venosos pueden ocurrir, pero son raros. La infección se resuelve con antibióticos y drenaje, pero prolongará la estancia en la clínica. Los trombos venosos se previenen moviendo las piernas y levantándose tan pronto como lo permita la cirugía. Una mala cicatrización puede producir una cicatriz de mala calidad que, a veces, precisará una segunda cirugía. Los fumadores deben dejar de fumar unas semanas antes de la cirugía y deben ser advertidos de que el tabaco aumenta la posibilidad de complicaciones y retrasa la cicatrización.

RESULTADOS

La abdominoplastia, ya sea completa o mini-abdominoplastia, proporciona resultados excelentes en pacientes cuyos músculos abdominales están debilitados y poseen un exceso de piel y grasa. En la mayoría de los casos los resultados son definitivos, siempre y cuando se acompañe de una dieta equilibrada y ejercicio periódico.

Lifting Muslos

A medida que envejecemos, los efectos de la gravedad, la exposición al sol y el estrés de la vida diaria se notan en nuestras caras. Se forman surcos profundos entre la nariz y la boca; las mejillas caen; aparecen alrededor del cuello grasa y arrugas. Un lifting cervicofacial no puede detener este proceso; sin embargo, lo que sí puede hacer es parar el reloj, mejorando los signos más visibles del envejecimiento, tensando los músculos de la cara, eliminando el exceso de grasa y redistribuyendo la piel de la cara y el cuello. El lifting puede realizarse aislado o asociado con otros procedimientos como la blefaroplastia o la rinoplastia. Para ello usamos la técnica del Estiramiento de cara Macs-lift.

CANDIDATOS

Los candidatos ideales para someterse a un lifting son aquellas mujeres u hombres cuya cara y cuello comienzan a “caerse”, pero cuya piel conserva todavía cierta elasticidad. La mayoría de los pacientes tienen entre 40 y 60 años, pero también puede realizarse con éxito entre los 70 y 80 años. Un lifting puede hacer que parezca más joven y que aumente la confianza en sí mismo, pero no le proporcionará un aspecto completamente distinto, ni puede restablecer su salud o vitalidad. Planificando la cirugía.

PLANIFICACIÓN

En la primera consulta se evaluará la cara, incluyendo la piel y las estructuras óseas subyacentes y se discutirán las posibilidades quirúrgicas. Se comprobará su estado de salud incluyendo aquellos problemas que puedan complicar la cirugía, como la tensión arterial alta, los problemas de coagulación o de cicatrización. Es importante que informe de si fuma o toma alguna medicación, especialmente aspirina®.

 

Si decide someterse a un lifting se le explicarán las técnicas y el tipo de anestesia que se emplearán, dónde se realizará la cirugía, los riesgos y el coste de la intervención. El catálogo de prestaciones de la Seguridad Social no incluye el lifting. No dude en preguntar todas las cuestiones que tenga, sobre todo aquellas relacionadas con sus expectativas y los resultados.

 

Se le proporcionará instrucciones específicas acerca de cómo prepararse para la cirugía, incluyendo normas sobre toma de alimentos y líquidos, tabaco o toma o supresión de medicamentos y vitaminas y lavado de la cara. Es importante dejar de fumar al menos una o dos semanas antes de la cirugía. Si lleva el pelo corto, puede querer dejárselo crecer antes de la cirugía para disimular mejor las cicatrices mientras éstas curan.

 


Un cumplimiento cuidadoso hará que la cirugía sea realizada en mejores condiciones. Asegúrese, además, de que algún familiar o acompañante pueda llevarle a casa cuando se le dé el alta y que, en caso necesario, puedan ayudarle unos días.

CIRUGÍA

El lifting se realiza siempre en quirófano. Normalmente, se realiza de forma ambulatoria, pero si lo desea puede permanecer en la clínica la noche tras la cirugía, dándose el alta al día siguiente.

 

El lifting puede realizarse bajo anestesia local más sedación, o lo que es más con anestesia general. Si se realiza con anestesia local más sedación, el paciente se siente relajado y la cara está insensible al dolor; con anestesia general el paciente está dormido durante la operación.

 

Un lifting cervicofacial suele durar varias horas, o más cuando se asocia a otras intervenciones. La colocación exacta de las incisiones y los pasos de la cirugía varía mucho según las estructuras de su cara y la técnica elegida. Las incisiones comienzan generalmente a nivel de las sienes, disimuladas en el pelo, se extienden por una línea natural que pasa justo delante de las orejas y en rara ocasión continúa detrás del lóbulo de las orejas hacia la parte posterior del cuero cabelludo. Si es preciso trabajar sobre el cuello, se puede hacer una pequeña incisión detrás de la barbilla. Generalmente se separa la piel de la grasa y los músculos subyacentes. La grasa puede ser extirpada o liposuccionada alrededor del cuello y la barbilla para mejorar el contorno de la cara. Después se tensan los músculos subyacentes y , por último, la piel, extirpándose la que sobra. Tras la cirugía, se puede colocar, durante unos días, un pequeño tubo detrás de las orejas para drenar cualquier líquido que se pudiese acumular. También se suele colocar un vendaje ligero.

POSTOPERATORIO

Suele haber pocas molestias después de la cirugía; si las hubiese, se alivian fácilmente con la medicación prescrita (si presentase dolor severo o persistente debe comunicárselo a su cirujano). Es normal que existan ciertas zonas de la piel adormecidas; esta sensación desaparece en unas semanas o meses. Deberá mantener la cabeza elevada durante unos días después de la cirugía, para disminuir la inflamación. Si se le han colocado tubos de drenaje, éstos se retiraran al día siguiente; los vendajes se retiran entre el primero y el quinto día tras el lifting. No se sorprenda por el aspecto hinchado y amoratado de los primeros días; recuerde que en pocas semanas su apariencia será normal. La mayoría de los puntos de sutura se retiran a los cinco días.

 

La mayoría de los pacientes que se someten a un lifting se encuentran bien en 2 días, pero debe descansar durante la primera semana. Sea especialmente cuidadoso con la cara y el pelo, ya que estarán más sensibles durante un tiempo. Se le proporcionará instrucciones concretas, algunas recomendaciones son: evite actividades extenuantes durante al menos 2 semanas, evite baños de vapor o saunas durante varias semanas y limite la exposición solar durante unos meses. Sobre todo descanse y permita que su cuerpo emplee toda su energía en una buena curación. Al principio, su cara le puede parecer extraña debido a la inflamación y sus movimientos faciales pueden parecer algo lentos. Pueden persistir algunos moratones durante 2 a 3 semanas, y se puede cansar con más facilidad. Para la tercera semana su aspecto será mucho mejor. La mayoría de los pacientes vuelven a trabajar entre los 10 días y las 2 semanas después de la cirugía. Si es preciso, puede aplicarse maquillaje para disimular los moratones.

RIESGOS

Las complicaciones son infrecuentes y de poca importancia. Sin embargo cada persona tiene una anatomía específica, unas reacciones físicas y unas capacidades de curación distintas, y por tanto los resultados no son absolutamente predecibles. Puede presentarse alguna complicación, como los hematomas, la lesión, casi siempre temporal, de los nervios que controlan los músculos faciales, la infección y las reacciones a la anestesia. Los problemas de cicatrización son más frecuentes en fumadores.

RESULTADOS

Los resultados son muy satisfactorios y se sentirá feliz, siempre y cuando comprenda que el resultado no es inmediato. Incluso después de que el hinchazón y los moratones desaparezcan, el pelo alrededor de las sienes puede ser fino y la piel estar algo seca y áspera durante unos meses. Las cicatrices del lifting quedarán disimuladas tras el pelo y en los pliegues naturales de la cara; en cualquier caso irán disminuyendo con el tiempo haciéndose poco visibles.

Un lifting no detiene el reloj; su cara seguirá envejeciendo a medida que pase el tiempo, pudiendo incluso desear someterse a un nuevo lifting tras 5 ó 10 años. Sin embargo, los resultados son duraderos; tras varios años seguirá pareciendo más joven.

implante-muslo
lipoescultura

Lipoescultura

La lipoescultura es una cirugía que tiene como finalidad remodelar la silueta corporal a través de liposucción y lipotransferencia. La liposucción consiste en la extracción de grasa mediante la aspiración de un área determinada del cuerpo. La lipotransferencia es una técnica mediante la cual la grasa extraída es inyectada en otra zona. La lipoescultura no debe ser vista como un método para adelgazar y por ende no es un tratamiento para la obesidad. Es una excelente técnica quirúrgica para definir áreas corporales y mejorar la silueta de pacientes con peso normal o ligero sobrepeso. Para que los resultados perduren en el tiempo es necesario mantener unos hábitos alimenticios saludables.

CIRUGÍA

TÉCNICA QUIRÚRGICA
Mediante la realización de pequeñas incisiones (aprox. 3 mm), se procede a introducir una cánula de liposucción en las zonas que deseamos modelar. La grasa que se extrae, se lava y centrifuga para purificarla. Así quedará preparada para la lipotransferencia en las zonas establecidas. Las zonas a las que con más frecuencia se realiza lipotransferencia son los glúteos, las mamas, la cara y el dorso de las manos.

TIPO DE ANESTESIA
Para pequeñas zonas se puede realizar con anestesia local. Una lipoescultura resulta más cómoda y segura, cuando se realiza con anestesia general.

TIEMPO DE CIRUGÍA Dependerá de la cantidad de grasa y de las características anatómicas de cada paciente. Por lo general el tiempo será de dos a cuatro horas.

POSTOPERATORIO

Durante las primeras horas posteriores a la cirugía se puede sentir dolor moderado que es controlado fácilmente con analgésicos. El dolor mejorara en un lapso de 48 a 72 horas.

El reintegro a las actividades deportivas o recreacionales será de aproximadamente 1 a 2 meses siempre teniendo en cuenta el uso de protector solar. Sin embargo las actividades laborales se pueden reiniciar en un periodo tan breve como 5 días dependiendo de la evolución.La inflamación de las zonas succionadas se mantiene algunas semanas, y es importante saber que la forma definitiva se podrá evidenciar adecuadamente después del tercer mes de postoperatorio. El paciente usara una faja especial durante un tiempo que generalmente es de 3 meses ( 6 semanas día y noche).

RIESGOS

Ninguna cirugía esta exenta de riesgos ya que cada organismo reacciona de forma diferente. En la inmensa mayoría de los casos la evolución es completamente satisfactoria pero un grupo pequeño de pacientes puede presentar alguna alteración que tratada oportunamente no debería representar mayor inconveniente. Es un derecho de todo paciente conocer los riesgos inherentes a su intervención quirúrgica y es un deber del médico explicarlos durante la consulta. Hematomas y seromas: el paso de la cánula durante la succión genera un traumatismo que produce cierto sangrado y acumulación de liquido. Es completamente normal que se presentes áreas de equimosis (morados) y estas se resuelven en un lapso de dos a tres semanas. En algunas ocasiones se pueden producir hematomas más grandes que sin embargo no representan un riesgo de importancia y se resuelven espontáneamente. Irregularidades en la piel: ocurren debido al exceso de aspiración de la grasa en una zona determinada. Son infrecuentes y se solucionan mediante lipoinyección.Reabsorción de la grasa: en raras ocasiones se puede observar la reabsorción total de la grasa inyectada con lo cual la región regresaría a su estado previo a la cirugía. Esto es infrecuente. Infecciones y tromboembolismos grasos: extremadamente infrecuentes.

CONCLUSIÓN

La lipoescultura es un procedimiento quirúrgico seguro, que logra un cambio importante en la imagen corporal de los pacientes y que produce gran satisfacción..