PARPADOS CAÍDOS

ESTIRAMIENTO DE CARA

LEVANTAMIENTO DE CEJAS

OTOPLASTIA

RINOPLASTIA

Cirugía de párpados caídos

La cirugía de los párpados caídos, técnicamente conocida como blefaroplastia. Es un procedimiento quirúrgico para extraer el exceso de grasa y piel de los párpados superiores e inferiores.
La blefaroplastia corrige la caída de los párpados superiores y las bolsas de los inferiores, características que hacen que parezcamos mayores y más cansados de lo que somos y que, en algunos casos, pueden interferir con la visión. Sin embargo, la blefaroplastia no elimina las “patas de gallo” u otras arrugas ni la caída de las cejas. Puede realizarse de manera aislada o asociarse a otras cirugías estéticas de la cara, como el lifting cervicofacial o el lifting frontal.

CANDIDATOS

Si usted esta considerando la posibilidad de someterse a una blefaroplastia, obtendrá información básica acerca de la cirugía, cuándo está indicada, cómo se realiza y qué resultados se pueden esperar.

 

En la primera consulta se evaluará la visión y la producción de lágrimas, así como su estado general de salud. Debe informar de si toma alguna medicación, si fuma y si tiene alergia a algún medicamento. También debe decir si lleva gafas o lentillas y aportar, si es posible, su último examen oftalmológico. Se discutirá la posibilidad de operar los cuatro párpados, los inferiores o los superiores y si es preciso asociar algún otro procedimiento. Se le explicarán las técnicas y el tipo de anestesia que se emplearán, dónde se realizará la cirugía, los riesgos y el coste de la intervención. El catálogo de prestaciones de la Seguridad Social no incluye la blefaroplastia estética.

PLANIFICACIÓN

Le proporcionaremos instrucciones específicas acerca de cómo prepararse para la cirugía, incluyendo normas sobre toma de alimentos y líquidos, tabaco o toma o supresión de medicamentos y vitaminas y lavado de la cara. Es importante dejar de fumar al menos una o dos semanas antes de la cirugía. Un cumplimiento cuidadoso hará que la cirugía sea realizada en mejores condiciones. Asegúrese, además, de que algún familiar o acompañante pueda llevarle a casa cuando se le dé el alta y que, en caso necesario, puedan ayudarle unos días.

CIRUGÍA

Si se realiza con anestesia local más sedación, el paciente se siente relajado y los párpados están insensibles al dolor; con anestesia general el paciente está dormido durante la operación.

 

La intervención suele durar entre menos de una hora para párpados superiores y 2 horas, o más cuando se asocia a otras intervenciones. Si se van a realizar los cuatro párpados, generalmente se empieza por los superiores.

 

La intervención se realiza en quirófano como un procedimiento aislado o como parte de otra operación, en general un estiramiento facial (lifting). Dependiendo de esto, la intervención se realizará con anestesia local o general. Si se operan solamente los párpados superiores suele realizarse con anestesia local. Si se operan los párpados superiores y/o inferiores, suele realizarse bajo anestesia local más sedación, o si lo desea bajo anestesia general.

 



La mayoría de las veces las incisiones se colocan en las líneas naturales de los párpados superiores y justo debajo de las pestañas en los inferiores; en algunos casos pueden extenderse hacia las patas de gallo. A través de estas incisiones se separa la piel de la grasa y músculo subyacentes, extirpando el exceso de grasa y, en ocasiones, el exceso de piel y músculo. Las incisiones se cierran con una sutura continua intradérmica muy fina.

 

En otros casos, en pacientes jóvenes en los que sólo hay exceso de grasa, se puede realizar una blefaroplastia transconjuntival de los párpados inferiores; la incisión se coloca en el interior del párpado inferior no dejando cicatriz visible.

POSTOPERATORIO

Tras la intervención, se aplican unos apósitos con suero fisiológico frío con el fin de reducir las molestias y la inflamación. Sin embargo, es normal que durante la primera semana persistan la hinchazón y los cardenales de los párpados. La mayor parte de los pacientes podrán incorporarse a su vida normal en unos 10-12 días.

 

Al principio las cicatrices pueden ser visibles, como finas líneas enrojecidas situadas en el pliegue del párpado superior y por debajo de las pestañas en el párpado inferior, extendiéndose unos milímetros hacia la sien en una de la arrugas de las “patas de gallo”. 

A veces, tras la blefaroplastia, se presenta cierta dificultad a la acomodación de la vista, que desaparece a las 2-3 semanas de la intervención.

 

También puede aparecer una conjuntivitis y hematoma subconjuntival que ceden rápidamente con el tratamiento adecuado. En los primeros días puede suceder que durante el sueño no se cierren completamente los párpados; esto es normal, y cuando el músculo orbicular recupere su tono (eventualmente ayudado por ejercicios adecuados) se corregirá.

 



Los puntos se retiran a la semana. El edema y los hematomas disminuirán gradualmente hasta desaparecer por completo. La mayoría de los pacientes que se someten a una blefaroplastia comienzan a leer o a ver la televisión en 2 ó 3 días. Sin embargo, no podrá ponerse lentillas, si las lleva, hasta las 2 semanas, y aún así podrá sentirse incómodo durante un tiempo. Debe mantener un reposo relativo durante 3 a 5 días y evitar actividades fuertes 3 semanas.

 

Se suele volver al trabajo en una semana; por entonces, podrá aplicarse maquillaje para disimular los hematomas. Puede ser preciso llevar gafas de sol durante unas semanas y aplicarse filtro solar en los párpados. Debe mantener un reposo relativo durante 3 a 5 días y evitar actividades fuertes 3 semanas.

RIESGOS

Las complicaciones son infrecuentes y de poca importancia. Sin embargo, siempre existen posibilidades de complicaciones, como la infección o las reacciones anestésicas. Las complicaciones menores que pueden aparecer tras una blefaroplastia incluyen la visión doble o borrosa durante unos días, edema temporal de los párpados y asimetrías leves en la cicatrización. Tras la cirugía puede aparecer dificultad para cerrar completamente los párpados durante el sueño; solo en raros casos esta complicación será permanente. Otra complicación infrecuente es el ectropion, que puede precisar corrección quirúrgica.

RESULTADOS

Las cicatrices pueden tener un aspecto rosado durante los primeros meses. Progresivamente irán desapareciendo hasta convertirse en un línea clara casi invisible. Los resultados de la blefaroplastia, un aspecto más joven y despierto, se mantienen años; en muchos casos, los resultados son permanentes.

Estiramiento de cara Macs-lift

A medida que envejecemos, los efectos de la gravedad, la exposición al sol y el estrés de la vida diaria se notan en nuestras caras. Se forman surcos profundos entre la nariz y la boca; las mejillas caen; aparecen alrededor del cuello grasa y arrugas. Un lifting cervicofacial no puede detener este proceso; sin embargo, lo que sí puede hacer es parar el reloj, mejorando los signos más visibles del envejecimiento, tensando los músculos de la cara, eliminando el exceso de grasa y redistribuyendo la piel de la cara y el cuello. El lifting puede realizarse aislado o asociado con otros procedimientos como la blefaroplastia o la rinoplastia. Para ello usamos la técnica del Estiramiento de cara Macs-lift.

CANDIDATOS

Los candidatos ideales para someterse a un lifting son aquellas mujeres u hombres cuya cara y cuello comienzan a “caerse”, pero cuya piel conserva todavía cierta elasticidad. La mayoría de los pacientes tienen entre 40 y 60 años, pero también puede realizarse con éxito entre los 70 y 80 años. Un lifting puede hacer que parezca más joven y que aumente la confianza en sí mismo, pero no le proporcionará un aspecto completamente distinto, ni puede restablecer su salud o vitalidad. Planificando la cirugía.

PLANIFICACIÓN

En la primera consulta se evaluará la cara, incluyendo la piel y las estructuras óseas subyacentes y se discutirán las posibilidades quirúrgicas. Se comprobará su estado de salud incluyendo aquellos problemas que puedan complicar la cirugía, como la tensión arterial alta, los problemas de coagulación o de cicatrización. Es importante que informe de si fuma o toma alguna medicación, especialmente aspirina®.

 

Si decide someterse a un lifting se le explicarán las técnicas y el tipo de anestesia que se emplearán, dónde se realizará la cirugía, los riesgos y el coste de la intervención. El catálogo de prestaciones de la Seguridad Social no incluye el lifting. No dude en preguntar todas las cuestiones que tenga, sobre todo aquellas relacionadas con sus expectativas y los resultados.

 

Se le proporcionará instrucciones específicas acerca de cómo prepararse para la cirugía, incluyendo normas sobre toma de alimentos y líquidos, tabaco o toma o supresión de medicamentos y vitaminas y lavado de la cara. Es importante dejar de fumar al menos una o dos semanas antes de la cirugía. Si lleva el pelo corto, puede querer dejárselo crecer antes de la cirugía para disimular mejor las cicatrices mientras éstas curan.

 


Un cumplimiento cuidadoso hará que la cirugía sea realizada en mejores condiciones. Asegúrese, además, de que algún familiar o acompañante pueda llevarle a casa cuando se le dé el alta y que, en caso necesario, puedan ayudarle unos días.

CIRUGÍA

El lifting se realiza siempre en quirófano. Normalmente, se realiza de forma ambulatoria, pero si lo desea puede permanecer en la clínica la noche tras la cirugía, dándose el alta al día siguiente.

 

El lifting puede realizarse bajo anestesia local más sedación, o lo que es más con anestesia general. Si se realiza con anestesia local más sedación, el paciente se siente relajado y la cara está insensible al dolor; con anestesia general el paciente está dormido durante la operación.

 

Un lifting cervicofacial suele durar varias horas, o más cuando se asocia a otras intervenciones. La colocación exacta de las incisiones y los pasos de la cirugía varía mucho según las estructuras de su cara y la técnica elegida. Las incisiones comienzan generalmente a nivel de las sienes, disimuladas en el pelo, se extienden por una línea natural que pasa justo delante de las orejas y en rara ocasión continúa detrás del lóbulo de las orejas hacia la parte posterior del cuero cabelludo. Si es preciso trabajar sobre el cuello, se puede hacer una pequeña incisión detrás de la barbilla. Generalmente se separa la piel de la grasa y los músculos subyacentes. La grasa puede ser extirpada o liposuccionada alrededor del cuello y la barbilla para mejorar el contorno de la cara. Después se tensan los músculos subyacentes y , por último, la piel, extirpándose la que sobra. Tras la cirugía, se puede colocar, durante unos días, un pequeño tubo detrás de las orejas para drenar cualquier líquido que se pudiese acumular. También se suele colocar un vendaje ligero.

POSTOPERATORIO

Suele haber pocas molestias después de la cirugía; si las hubiese, se alivian fácilmente con la medicación prescrita (si presentase dolor severo o persistente debe comunicárselo a su cirujano). Es normal que existan ciertas zonas de la piel adormecidas; esta sensación desaparece en unas semanas o meses. Deberá mantener la cabeza elevada durante unos días después de la cirugía, para disminuir la inflamación. Si se le han colocado tubos de drenaje, éstos se retiraran al día siguiente; los vendajes se retiran entre el primero y el quinto día tras el lifting. No se sorprenda por el aspecto hinchado y amoratado de los primeros días; recuerde que en pocas semanas su apariencia será normal. La mayoría de los puntos de sutura se retiran a los cinco días.

 

La mayoría de los pacientes que se someten a un lifting se encuentran bien en 2 días, pero debe descansar durante la primera semana. Sea especialmente cuidadoso con la cara y el pelo, ya que estarán más sensibles durante un tiempo. Se le proporcionará instrucciones concretas, algunas recomendaciones son: evite actividades extenuantes durante al menos 2 semanas, evite baños de vapor o saunas durante varias semanas y limite la exposición solar durante unos meses. Sobre todo descanse y permita que su cuerpo emplee toda su energía en una buena curación. Al principio, su cara le puede parecer extraña debido a la inflamación y sus movimientos faciales pueden parecer algo lentos. Pueden persistir algunos moratones durante 2 a 3 semanas, y se puede cansar con más facilidad. Para la tercera semana su aspecto será mucho mejor. La mayoría de los pacientes vuelven a trabajar entre los 10 días y las 2 semanas después de la cirugía. Si es preciso, puede aplicarse maquillaje para disimular los moratones.

RIESGOS

Las complicaciones son infrecuentes y de poca importancia. Sin embargo cada persona tiene una anatomía específica, unas reacciones físicas y unas capacidades de curación distintas, y por tanto los resultados no son absolutamente predecibles. Puede presentarse alguna complicación, como los hematomas, la lesión, casi siempre temporal, de los nervios que controlan los músculos faciales, la infección y las reacciones a la anestesia. Los problemas de cicatrización son más frecuentes en fumadores.

RESULTADOS

Los resultados son muy satisfactorios y se sentirá feliz, siempre y cuando comprenda que el resultado no es inmediato. Incluso después de que el hinchazón y los moratones desaparezcan, el pelo alrededor de las sienes puede ser fino y la piel estar algo seca y áspera durante unos meses. Las cicatrices del lifting quedarán disimuladas tras el pelo y en los pliegues naturales de la cara; en cualquier caso irán disminuyendo con el tiempo haciéndose poco visibles.

Un lifting no detiene el reloj; su cara seguirá envejeciendo a medida que pase el tiempo, pudiendo incluso desear someterse a un nuevo lifting tras 5 ó 10 años. Sin embargo, los resultados son duraderos; tras varios años seguirá pareciendo más joven.

estiramiento de cara
levantar cejas

Levantamiento de cejas

Una ceja descolgada da una apariencia de cansancio y tristeza, aunque realmente estemos descansados y contentos. Es un factor que contribuye a una sensación de párpados superiores pesados.

En ocasiones encontramos pacientes que aún habiendo sido operados anteriormente de párpados superiores, tiene la sensación de que se ha producido una recidiva.

En la gran mayoría de los casos es suficiente con el levantamiento de cejas para dejar una apariencia más descansada y mayor luminosidad al contorno de ojos.

Mejora pero no elimina las “patas de gallo” u otras arrugas. Puede realizarse de manera aislada o junto a otras cirugías estéticas de la cara, como la blefaroplastia, el lifting cervicofacial (MACS-lift).

CANDIDATOS

Los candidatos ideales para someterse a una blefaroplastia son aquellas personas que buscan una mejoría, y no una perfección absoluta, en su apariencia. Si usted posee un estado general de salud bueno, tiene una estabilidad psicológica, y es realista en sus expectativas, será un buen candidato. Generalmente los pacientes tienen 35 años ó más, pero en algunos casos con tendencia familiar a tener una base de la ceja baja, los pacientes son más jóvenes.

PLANIFICACIÓN

En la primera consulta se evaluará la visión y la producción de lágrimas, así como su estado general de salud. Debe informar a su cirujano si toma alguna medicación, si fuma y si tiene alergia a algún medicamento. También debe decir si lleva gafas o lentillas y aportar, si es posible, su último examen oftalmológico. Se le explicarán las técnicas y el tipo de anestesia que se emplearán, dónde se realizará la cirugía, los riesgos y el coste de la intervención.

Le proporcionaremos instrucciones específicas acerca de cómo prepararse para la cirugía, incluyendo normas sobre toma de alimentos y líquidos, tabaco o toma o supresión de medicamentos y vitaminas y lavado de la cara. Es importante dejar de fumar al menos una o dos semanas antes de la cirugía. Un cumplimiento cuidadoso hará que la cirugía sea realizada en mejores condiciones. Asegúrese, además, de que algún familiar o acompañante pueda llevarle a casa cuando se le dé el alta y que, en caso necesario, puedan ayudarle unos días.

CIRUGÍA

El levantamiento de la cola de la ceja, se realiza en quirófano. Suele realizarse con anestesia local, en algunos casos asociada a sedación. Si se realiza con anestesia local más sedación, el paciente se siente relajado y los párpados están insensibles al dolor.

La intervención suele durar poco más de una hora, o más cuando se asocia a otras intervenciones. Las incisiones de unos 4-5 cm se realizan detrás de la linea del pelo.

POSTOPERATORIO

Deberá mantener la cabeza elevada durante unos días después de la cirugía y aplicarse compresas frías, para disminuir la inflamación y los hematomas.

Durante las dos primeras semanas su cirujano plástico seguirá con detalle su evolución. Los puntos se retiran a los 10 días. El edema y los hematomas disminuirán gradualmente hasta desaparecer por completo.

Se suele volver al trabajo en una semana; por entonces, podrá aplicarse maquillaje para disimular los hematomas. Debe mantener un reposo relativo durante 3 a 5 días y evitar actividades fuertes 3 semanas.

RIESGOS

Las complicaciones son infrecuentes y limitadas en el tiempo. La complicación más grave es una parálisis de la rama frontal, del nevio facial. Esto supondría una imposibilidad de levantar la ceja. Es una complicación, muy infrecuente, ya que el nervio se encuentra en un plano inferior al de la operación. Sin embargo, siempre existen posibilidades de complicaciones, como la infección o las reacciones anestésicas. Las complicaciones menores que pueden aparecer tras una elevación de la cola de ceja incluyen el edema temporal de los párpados y asimetrías leves en la cicatrización.

RESULTADOS

Las cicatrices pueden tener un aspecto rosado durante los primeros meses. Progresivamente irán desapareciendo hasta convertirse en un línea clara casi invisible, no sería visible al situarse detrás de la linea del pelo.

Los resultados de la elevación de la cola de ceja dan un aspecto más joven y despierto, se mantienen años; en muchos casos, los resultados son permanentes.

Otoplastia

La operación de orejas de soplillo o otoplastia es la cirugía que se realiza para reposicionar las orejas prominentes  a una posición más normal, más pegadas a la cabeza, o para reducir el tamaño de las orejas grandes.

Generalmente, es una cirugía que se realiza en niños entre los 4 y 14 años. Las orejas han crecido casi completamente a los 4 años, así que cuanto antes se realice la cirugía, menor será el ridículo que pase el niño en el colegio. La otoplastia también se puede realizar en adultos, no existiendo mayores riesgos en esta edad.

Si usted o su hijo está considerando la posibilidad de someterse a una otoplastia, obtendrá información básica acerca de la cirugía, cuándo está indicada, cómo se realiza y qué resultados se pueden esperar.

CANDIDATOS

La mayoría de los cirujanos plásticos recomiendan a los padres observar el comportamiento del niño en relación a sus orejas prominentes; no se debe insistir en la cirugía hasta que el niño así lo desee. Aquellos niños que se encuentran a disgusto con sus orejas y quieren operarse, cooperan más durante la intervención y están más contentos con el resultado. 

Muchos pacientes, niños o adultos, pueden estar inseguros acerca del resultado de la otoplastia. Tenga en cuenta que se pretende conseguir una mejoría, no la perfección absoluta. No espere una simetría exacta, que incluso quedaría poco natural.

 En la primera consulta, se realizará una evaluación del problema y recomendará la técnica más efectiva para su caso. También le proporcionará las instrucciones para prepararse para la cirugía. 

El catálogo de prestaciones de la Seguridad Social no incluye la realización de una otoplastia por motivos estéticos, excepto en casos en los que hay un trastorno psicológico asociado importante o cuando la deformidad es muy importante, y siempre y cuando sea durante la edad escolar.

PLANIFICACIÓN

Le proporcionaremos instrucciones específicas acerca de cómo prepararse para la cirugía, incluyendo normas sobre toma de alimentos y líquidos, tabaco o toma o supresión de medicamentos y vitaminas y lavado de la cara. Es importante dejar de fumar al menos una o dos semanas antes de la cirugía. Un cumplimiento cuidadoso hará que la cirugía sea realizada en mejores condiciones. Asegúrese, además, de que algún familiar o acompañante pueda llevarle a casa cuando se le dé el alta y que, en caso necesario, puedan ayudarle unos días.

CIRUGÍA

Una otoplastia suele durar algo menos de 2 horas, aunque en casos complejos puede llevar más tiempo. La técnica empleada dependerá del problema concreto. Generalmente se realiza una pequeña incisión en la parte posterior de la oreja para exponer el cartílago auricular. Después se esculpe o se raspa el cartílago y se dobla hacia atrás; se pueden emplear puntos internos para mantener la nueva forma.
En ocasiones, puede ser necesario extirpar una parte del cartílago para obtener una oreja más natural. Por último se extirpa una cuña de piel de la parte posterior de la oreja. La cicatriz resultante de la otoplastia queda disimulada detrás de la oreja. La mayoría de las veces, aunque solo una oreja parezca anormal, se intervienen las dos para conseguir una mejor simetría.

POSTOPERATORIO

La mayoría de los pacientes, niños y adultos, se encuentran bien a las pocas horas de la cirugía, y pueden regresar a casa antes de las 6 horas de la cirugía. Se coloca un vendaje alrededor de la cabeza nada más finalizar la cirugía. Las orejas pueden doler un poco los primeros días, pero se alivia fácilmente con medicación. En pocos días se cambia el vendaje por uno más ligero parecido a una cinta de pelo. Es importante seguir las instrucciones de su cirujano plástico respecto al uso del vendaje, sobre todo por la noche. Debe evitarse durante el primer mes cualquier actividad en la que puedan doblarse las orejas. 
La mayoría de los adultos vuelven al trabajo a los 2-3 días de la cirugía; los niños vuelven al colegio en unos 4-5 días, siempre y cuando tengan cuidado con las actividades físicas.

RIESGOS

Las complicaciones son infrecuentes y de poca importancia. Un pequeño porcentaje de pacientes pueden desarrollar un hematoma, que se disuelva espontáneamente o que precise drenaje. Ocasionalmente, puede producirse una infección del cartílago que aumente el tejido cicatrizal de la oreja; su tratamiento consiste en la administración de antibióticos; en raras ocasiones puede ser necesario el drenaje quirúrgico.
El resultado de la operación es permanente. Rara vez es necesario un retoque y las complicaciones, ya sean cutáneas o del cartílago, son excepcionales.

OTROS PROBLEMAS

Además de las orejas prominentes u orejas “en soplillo”, existen otros problemas que también pueden solucionarse con cirugía. Estos incluyen la oreja contraída y la oreja en copa. También pueden mejorarse quirúrgicamente los lóbulos alargados y los lóbulos rasgados. La cirujano plástica también es capaz de crear una nueva oreja cuando se nace sin ella (microtia) o cuando se pierde por un traumatismo.

rinoplastia

Rinoplastia / Operación de Nariz

La rinoplastia es la cirugía que modifica la forma de la nariz, y es uno de los procedimientos quirúrgicos más frecuentemente realizados en cirugía plástica.

La rinoplastia puede disminuir o aumentar el tamaño de la nariz, cambiar la forma de la punta o del dorso, estrechar los orificios nasales o cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior. También corrige los problemas congénitos, los traumatismos y algunos problemas respiratorios.

CANDIDATOS

Si usted esta considerando la posibilidad de someterse a una blefaroplastia, obtendrá información básica acerca de la cirugía, cuándo está indicada, cómo se realiza y qué resultados se pueden esperar.

 

En la primera consulta se evaluará la visión y la producción de lágrimas, así como su estado general de salud. Debe informar de si toma alguna medicación, si fuma y si tiene alergia a algún medicamento. También debe decir si lleva gafas o lentillas y aportar, si es posible, su último examen oftalmológico. Se discutirá la posibilidad de operar los cuatro párpados, los inferiores o los superiores y si es preciso asociar algún otro procedimiento. Se le explicarán las técnicas y el tipo de anestesia que se emplearán, dónde se realizará la cirugía, los riesgos y el coste de la intervención. El catálogo de prestaciones de la Seguridad Social no incluye la blefaroplastia estética.

PLANIFICACIÓN

Le proporcionaremos instrucciones específicas acerca de cómo prepararse para la cirugía, incluyendo normas sobre toma de alimentos y líquidos, tabaco o toma o supresión de medicamentos y vitaminas y lavado de la cara. Es importante dejar de fumar al menos una o dos semanas antes de la cirugía. Un cumplimiento cuidadoso hará que la cirugía sea realizada en mejores condiciones. Asegúrese, además, de que algún familiar o acompañante pueda llevarle a casa cuando se le dé el alta y que, en caso necesario, puedan ayudarle unos días.

CIRUGÍA

La rinoplastia se realiza siempre en quirófano de manera ambulatoria. Puede realizarse bajo anestesia local más sedación, o lo que es más frecuente, con anestesia general, dependiendo de la complejidad de la cirugía. Si se realiza con anestesia local más sedación, el paciente se siente relajado y la nariz y sus alrededores están insensibles al dolor; con anestesia general el paciente está dormido durante la operación.

Una rinoplastia suele durar entre 1 y 2 horas, aunque en casos complejos puede llevar más tiempo. Durante la cirugía, la piel de la nariz se separa de su soporte, compuesto por hueso y cartílago, que es esculpido con la forma deseada. Finalmente la piel es redistribuida sobre este nuevo soporte. Preferimos realizar este procedimiento desde dentro de la nariz, haciendo unas pequeñas incisiones en el interior de los orificios nasales; para los casos más complejos, si puede realizar una rinoplástia abierta en la que se realiza una pequeña incisión en la columelar.

POSTOPERATORIO

Tras la cirugía, y sobre todo, durante las primeras 24 horas, puede sentir la cara hinchada, molestias sobre la nariz y dolor de cabeza, que ceden con medicación. Debe permanecer tumbado con la cabeza elevada durante el primer día (excepto para ir al baño). Notará que el hinchazón y los hematomas alrededor de los ojos aumentan hasta alcanzar un máximo a los 2 ó 3 días. Aplicándose compresas frías disminuirá la hinchazón y se encontrará mejor. En cualquier caso, se sentirá mejor de lo que pueda parecer por su aspecto. La mayoría de los hematomas y de la hinchazón desaparecerán en unas 2 semanas (un mínimo hinchazón, prácticamente sólo perceptible por su cirujano, podrá durar unos meses). Es normal que durante los primeros días se produzca un ligero sangrado por la nariz. No deberá sonarse la nariz con fuerza durante una semana, más o menos, hasta que los tejidos cicatricen. Si tiene tapones en la nariz, éstos serán retirados en 1 ó 2 días, tras lo cual se encontrará mucho mejor. Después de una semana, o como mucho dos, se le retirará la escayola, y los puntos de piel, si es que tiene.

La mayoría de los pacientes que se someten a una rinoplastia se encuentran bien en 2 días, siendo capaces de volver al trabajo o al colegio en una semana más o menos. Sin embargo, no se deberán realizar algunas actividades hasta que no pasen algunas semanas. Evite actividades extenuantes (footing, natación, hacer flexiones,…) durante 2 a 3 semanas, evite golpes en la nariz y tomar el sol durante 8 semanas, lávese la cara y aplíquese maquillaje con cuidado. Puede volver a colocarse lentillas tan pronto como quiera, pero si lleva gafas debe tomar ciertas precauciones. Se le irá viendo durante los meses siguientes a la cirugía para ver la evolución.

RIESGOS



Las complicaciones son infrecuentes y de poca importancia. No obstante, siempre existen posibilidades de complicaciones, como infección, sangrado por la nariz o reacciones a la anestesia. En ocasiones, tras la cirugía pueden aparecer pequeños puntitos rojos sobre la piel, que son pequeños vasos rotos; generalmente son muy pequeños, pero son permanentes. No hay problemas relacionados con las cicatrices, ya que las incisiones están en el interior de la nariz; incluso en la rinoplastia abierta la cicatriz es imperceptible. Aproximadamente, en 1 de cada 10 casos es preciso realizar una revisión quirúrgica para corregir defectos menores. Esos casos son impredecibles y ocurren incluso a los pacientes de los cirujanos plásticos con más experiencia.

RESULTADOS

Durante los primeros días después de la cirugía, cuando la cara está hinchada y con hematomas, es fácil olvidarse de que nuestro aspecto va a mejorar y muchos pacientes pueden sentirse algo deprimidos; es un sentimiento normal. Día a día el aspecto mejora y el paciente comienza a sentirse más contento. En 1 ó 2 semanas, no parecerá que usted se haya sometido a una cirugía. La mejoría es progresiva y gradual, aunque un mínimo hinchazón puede mantenerse, sobre todo en la punta, durante unos meses. El resultado definitivo se obtiene en 1 año aproximadamente.

Es habitual cierto edema postoperatorio y la presencia de equimosis (cardenales) que suelen ceder al cabo de una semana. La mayor parte de los pacientes podrán reincorporarse a su vida normal en unos 8-10 días. 

No se puede emitir un juicio sobre el resultado de una rinoplastia hasta que no hayan transcurrido varios meses, incluso un año. Este es el tiempo que precisan los tejidos para estabilizarse y las cicatrices para realizar su proceso de maduración. La intención de la rinoplastia es que la “nueva” nariz no llame la atención, y se integre plenamente en el contexto general de la cara produciendo un conjunto armónico y agradable, es decir, que no se detecte que ha sido intervenida. 

En alguna ocasión, ya sea por graves alteraciones anatómicas iniciales, por trastornos en la cicatrización de los tejidos, por traumatismos postoperatorios, etc., no se consigue la perfección del resultado (asimetrías, irregularidades en el contorno nasal, etc. ) por lo que puede ser necesario un retoque quirúrgico que en tal caso se realizará a partir de los seis meses.

Lobuloplastia

¿Qué es una Lobuloplastia? Procedimiento quirúrgico para reconstruir o restaurar de los lóbulos auriculares a fin de solucionar un problema de desgarro, o bien para otorgarle una apariencia más juvenil y armónica. Se pueden corregir unos lóbulos rasgados, fisurados (lóbulo rasgado completamente) o dilatados por piercings. El lóbulo hipertrófico o excesivamente grande se puede recortar, dándole una forma bonita y rejuvenecida.

CIRUGÍA

Existen multitud de técnicas para realizar una lobuloplastia, que van desde las más simples (cerrar y suturar), a Z-plastias y colgajos. Depende del tamaño del defecto, la localización, tamaño y grosor del lóbulo. La operación es sencilla y rápida, que se realiza de forma ambulatoria y con anestesia local.

POSTOPERATORIO

Tras la operación se puedes hacer vida normal (aunque se recomienda no hacer deporte ni grandes esfuerzos en unos días). No podrá ponerse pendientes. A los 14- 15 díasse retiran las suturas. El nuevo agujero para los pendientes no debe hacerse antes de dos meses, para dar tiempo a que laherida cicatrice correctamente. A partir de este momento usted puede volver a ponerse pendientes. En algunos casos y debido a la pérdida de grasa del lóbulo, se puede reforzar el lóbulo con una pequeña inyección de relleno ya sea con materiales biocompatibles como el ácido hialurónico como con su propia grasa para una duración mayor.

RESULTADO

Normalmente quedará una cicatriz muy poco visible, y cuando se realiza el agujero, el propio pendiente oculta parte de la cicatriz. ¿El precio de la intervención es muy elevado? El precio de una intervención de ambos lóbulos rasgados oscila en torno a 250€ y 450€ (uno o dos lóbulos). Puede haber variaciones importantes en función de diagnósticos específicos. Siendo el precio para lóbulo rasgado normal. El precio se confirma en una cita sin compromiso y gratuita. Encaso de dilataciones el precio puede llegar a 750€, o menor, pero mejor confirmar en consulta. Si quieres solucionar tu problema de lóbulo rasgado, en nuestra clínica de cirugía estética estarás en las mejores manos.

CONSEJOS

No tomar aspirina ni ibuprofeno a ser posible 3 semanas antes de la intervención.La herida se mantendrá tapada con el esparadrapo quirúrgico Micropore de 3M, que la han puesto en la intervención.Se puede mojar en ducha pero no mantener sumergido en bañera. Dejar secar al aire. No es necesario retirar el esparadrapo a no ser que se presenten molestias como reacciones alérgicas al esparadrapo (picor, enrojecimiento) o signos de infección (dolor, enrojecimiento, calor). Si se retiran los esparadrapos por alguno de los motivos anteriores, dejaríamos los lóbulos al aire para mantenerlos secos y los mantendríamos limpios con agua y jabón (ducha). Si tuviéramos sangrado, apretaremos con fuerza durante 5 minutos de reloj. Mejor usar una gasa.

Lobuloplastia